Abonadoras Parte IV

Amazone

El alemán Amazone es otro de los grandes fabricantes que está siempre en la avanzadilla de la innovación. En la pasada SIMA anunciaba como novedades la gama ZA-V de abonadoras centrífugas suspendidas, con seis tamaños de tolva desde 1.700 a 4.200 l de capacidad y anchuras útiles desde 10 a 36 m, gracias a un conjunto de discos rediseñado que mejora en un 20% los rangos anteriores (cuadro III).

cIII

Pero la oferta de centrífugas Amazone no se queda ahí. Para empezar están las abonadoras de la serie ZA-X Perfect, pensadas para fincas de tamaño pequeño o medio. La serie ZA-M, algo mayor, ha sido diseñada específicamente teniendo en cuenta las estrictas normas de seguridad europeas (EN 13739), con sistemas reforzados, y accesorios que las hacen especialmente seguras para el operador y para el entorno. Los apellidos Special Profis identifican a las abonadoras de esta serie que están dotadas de sistema de pesaje continuo mediante células de carga en el chasis y el paquete de control electrónico Tronic con monitor Amatron 3, que regula dosis y caudal independientemente de la velocidad de avance.

foto 4 (FILEminimizer)

La ya mencionada serie ZA-V incluye en todos sus modelos comunicación Isobus, alta capacidad de dosificación (caudales de hasta 6,4 kg/s), pesado en continuo de la tolva, sensores de nivel de llenado, sensor de inclinación, accesorio automático para bordes (Limiter V+) y protecciones de seguridad adicionales.

Para fincas mayores Amazone ofrece la serie ZA-TS, con anchuras de trabajo de hasta 54 m y sistema de abonado en lindes totalmente integrado. Para necesidades todavía mayores se pueden escoger modelos de las series ZG-B (orientada a distribución de grandes cantidades de abonos minerales en bruto, cristalizados o enmiendas), y la ZG-TS (de muy alta capacidad y con posibilidad de control electrónico por secciones). Para necesidades especiales (viña, frutales estrechos) todavía se amplía la gama con la serie ZA-XW Perfect, de tolva muy estrecha.

Sulky

Sulky es otro fabricante galo, radicado en la Bretaña francesa, que pese a no vender un número muy grande de máquinas, sí pone empeño en la innovación gracias a la colaboración con centros de investigación de su país. Posee una gama de máquinas reducida (media docena de modelos) pero muy ajustada a las necesidades reales, tanto de pequeños agricultores como de contratistas.

foto 6 (FILEminimizer)

En muchos de sus modelos se incluyen sistemas automáticos interesantes, que ofrecen soluciones a problemas ya comentados, pero con una visión creativa. Por ejemplo, el sistema Epsilon consiste en que las palas de los discos que aportan la fuerza centrífuga tienen sección en forma de E, con lo cual forman dos secciones de impulsión (una más pegada al disco, otra más alta) que proyectan dos masas de abono a una distancia diferente en cada impulso. El fabricante argumenta que con ello se consigue dispersar los gránulos de una forma aún más homogénea, disminuyendo el coeficiente de variación transversal.

Otro sistema que aporta una solución diferente es el Tribord 3D. Se trata de facilitar el abonado en lindes. En este caso, en lugar de añadir un cajón con paletas deflectoras que baja o sube al llegar al lindero para redirigir los gránulos en vuelo como otros fabricantes, Sulky ha ideado un sistema de tobogán que cambia el punto de descarga del producto antes de caer sobre el disco esparcidor, con lo que varía la anchura útil al acercarnos a un camino, río o borde de parcela.
Las versiones más altas de la gama de abonadoras también incluyen otros automatismos, como el paquete llamado Econov: sistema de pesaje automático, calibración automática, ajuste automático de anchura útil, o conexión GPS a través del monitor Vision-X, preparado para agricultura de precisión.

Fuente Innovagri

www.innovagri.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *