Cómo programar el riego y la fertilización en un olivar

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, a través del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa), ha puesto en marcha en su plataforma Servifapa una aplicación web denominada “Programación del Riego y la Fertilización en el Olivar” (figura 1), que permite calcular las necesidades de riego y abonado en la mayoría de las tipologías de olivar existentes (olivar a varios pies, intensivo y en seto), discriminando entre olivos jóvenes y adultos. Además, permite confeccionar un plan de abonado racional basado en las necesidades nutritivas netas de los principales macronutrientes.

Figura 1 (FILEminimizer)

Este servicio va dirigido tanto a agricultores a título individual como a técnicos de Comunidades de Regantes, Asociaciones de Producción Integrada (APIs), cooperativas y Servicios de Asesoramiento, ya que posibilita con un único registro como usuario, poder gestionar diferentes propietarios con diversas explotaciones.

El conocimiento generado durante más de veinte años de estudio en el riego de olivar, fruto de la colaboración entre el IFAPA, el Instituto de Agricultura Sostenible adscrito al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), así como de los propios regantes de olivar a través de sus asociaciones como la Junta Central de Usuarios Cuenca Alta del Guadalquivir, ASAJA y la Caja Rural y su Servicio de Asesoramiento al Regante, ya quedó recogido en una primera aplicación muy básica que se incluyó en el libro “El Cultivo del Olivo en Riego Localizado” de Miguel Pastor Muñoz-Cobo (año 2005). Desde la aparición de esta publicación, se ha avanzado en el conocimiento de la respuesta que tiene el olivo al riego en diferentes condiciones y marcos de plantación, en el riego deficitario controlado, etc., que quedan ya recogidas en esta nueva aplicación.

Metodología empleada

Para el cálculo del riego se utiliza la metodología del balance de agua, recogida en el manual nº 56 de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación – Allen et al., 2006).

Los datos climáticos son proporcionados por la Red de Información Agroclimática de Andalucía (RIAA), que gestiona el Ifapa, y que incluye cerca de 100 estaciones meteorológicas automáticas ubicadas en las principales zonas regables de Andalucía (figura 2). La aplicación web captura directamente de esta red los datos climáticos de precipitación y evapotranspiración del cultivo de referencia que son utilizados para realizar la programación mensual del riego.

Figura 2 (FILEminimizer)

El balance de agua se inicia en el mes de octubre, por lo que la aplicación utiliza los datos climáticos reales del año agrícola hasta la fecha de elaboración del programa. El resto de los meses hasta finalizar el año es la media de los valores históricos acumulados en la estación meteorológica. Estos datos se pueden cambiar, e introducir los deseados manualmente, por lo que la programación no queda limitada al área de influencia de las estaciones.

Por otro lado, los coeficientes de cultivo utilizados son los obtenidos y validados para el caso del olivar por el Instituto de Agricultura Sostenible (CSIC) (Orgaz et al., 2006), y van a depender tanto de las características de la plantación como de la instalación de riego y de las propias condiciones climáticas.

Ifapa está previendo, en la próxima campaña realizar jornadas y cursos de corta duración para el manejo de la aplicación, cuyos principales destinatarios serán técnicos de Comunidades de Regantes, Producción Integrada, Organizaciones Agrarias, Cooperativas, etc., con el fin de que a su vez puedan dar un servicio que se extienda al mayor número de olivareros posible.

Fuente: Innovagri

 

 

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *