Discos gradas

En esta sección podrás encontrar discos para gradas cóncavos lisos y dentados, discos para gradas rápidas, disco labrador, todos ellos fabricados en acero al boro, que en relación a otro acero usado en el mercado es más resistente a la abrasión y permite soportar esfuerzos superiores, incrementando la vida útil del los discos. El acero al boro ofrece, después del tratamiento térmico, dureza y flexibilidad excepcional, dos características esenciales para trabajar la tierra. De ésta forma se elaboran productos de alta calidad, a precios competitivos.

Certificado ISO9001:2000

La dureza obtenida en el Temple es de 47-53 HRc. En cambio los aceros con alto contenido en carbono no superan la barrera de los 43 HRC por eso este motivo son más frágiles.

discos_gradas

 

Dimensiones:

Los discos según su modelo se fabrican desde las 12″ a 36″. Así es el caso de los discos de 12″ utilizados en la fabricación de aperos para pequeñas parcelas o los discos Labradores de 36″ usados para desmonte.

Espesor:

A mayor espesor, menor desgaste y se necesita mayor fuerza vertical para penetrar en el suelo. Dependiendo del modelo y tipo de trabajo al que se expondrá el disco, los espesores van entre 3 mm. y 12,5 mm.

 

 

Disco Labrador

Diseño exclusivo de Ingersoll Argentina desde hace más de 10 años.

Es un disco que funciona muy bien en terrenos muy agresivos, a medida que se desgasta no pierde la forma y con el uso se autoafila, permitiendo una mayor penetración en cualquier tipo de suelo.

Con la disminución del diámetro, el auto-afilado produce un diente de sierra más agresivo manteniendo y mejorando la penetración y remoción de la tierra.

Este tipo de filo produce mayores cortes del rastrojo.

Mayor vida útil y mejor capacidad de trabajo a medida que el disco pierde diámetro.

Ventajas:
  • Mejor filo
  • Mayor acción rotativa.
  • Acción de corte más efectiva.
  • Auto-afilado.

 

disco-labrador

 

 

 

Varias marcas de gradas

han empezado

a utilizar en sus nuevos modelos

el disco “Labrador”

 

 

 

 

 

Prueba de elasticidad