La sequía, un riesgo para el cultivo del trigo

El principal reto de la agricultura del siglo XXI consiste en aumentar la producción de los cultivos en un 70% para el 2050.

El principal factor que desafía dicho incremento: la sequía, principal causa de la pérdida de rendimiento y calidad en los cultivos de cereales.

Ante dicho problema, es crítico el “Tiempo de emergencia” (TE) tasa la cual ayuda a tomar medidas de adaptación efectivas. Identifica regiones en las cuales la producción está más expuesta a cambios de precipitación por consecuencia del cambio climático, y en consecuencia, puedan adaptarse a las mismas. Es principalmente relevante en la agricultura de secano.

Impacto de la sequía en el cultivo del trigo

La sequía supone una gran amenaza para la seguridad alimentaria internacional puesto que limita el rendimiento del trigo.

Adicionalmente, la eficiencia de uso del agua se encuentra limitada en muchas zonas como consecuencia de los déficits hídricos del suelo, especialmente desde finales de invierno a primavera.Todo ello provoca que el crecimiento y el desarrollo de las plantas de trigo se vean gravemente afectadas en casi cualquier etapa de crecimiento. (Thapa et al.,2019)

La solución para aumentar la producción se encuentra en la combinación de prácticas eficientes en el uso del agua.

Mejora genética y tolerancia a la sequía

Los programas globales de mejoramiento del trigo del Grupo Consultivo sobre Investigación Agrícola Internacional (CGIAR) tienen como objetivo controlar la diversidad genética y distribuir estos materiales mejorados a nivel mundial.

Con estas técnicas para conseguir trigo sintético se ha proporcionado una nueva diversidad genética la cual tiene ventajas en cuanto al rendimiento ante sequías superiores al 30%. Consiguiendo no sólo mejorar la tolerancia a dicho problema, sino también a otros tipos de estrés abiótico tales como altas temperaturas, alta irradiación y las toxicidades o deficiencias de nutrientes.

Las mejora genética y la selección genómica prometen revolucionar la predicción del crecimiento, rendimiento y adaptación de la producción a la sequía.

Técnicas agronómicas contra la sequía

El Zinc (Zn) posee una gran importancia en la biología de las plantas, consiguiendo regular la fotosíntesis, la síntesis de proteínas y la activación de enzimas.

La deficiencia de Zn en las semillas de trigo reducen la germinación y producción de biomasa, causando daños celulares e interrumpiendo distintos procesos. Sin embargo, una alta concentración del mismo, produce un mayor crecimiento en las plantas y una mayor absorción de nutrientes, dando como resultado un gran rendimiento del grano.

La consecuencia de semillas con mayor cantidad de Zn significaría una mejora de la productividad del trigo bajo los efectos del cambio climático.

Podéis encontrar más información al respecto en Vida Rural, publicación del 15 de septiembre de 2019

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *