Un consejo del “nobel de agricultura”, tener siempre el suelo cultivado.

La revista El Tiempo realizó el pasado 13 de Agosto una entrevista a el doctor Rattan Lal, uno de los científicos con más poder de influencia en el panorama mundial. Rattan se hizo con el premio Nobel de Paz en el año 2007 gracias al Panel Integubernamental sobre el cambio climático, en el que investigó sobre biología, producción y ecología.

Imagen obtenida: www.ojoalclima.com

Adicionalmente, el 11 de junio de este año consiguió el Premio Mundial de la Alimentación 2020, convirtiéndose en el “Nobel” del sector agrario mundial. Actualmente, es el embajador de Buena Voluntad;título que le ha sido concedido recientemente por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) relacionado con el desarrollo sostenible y Cátedra IICA de Ciencia del Suelo; debido a sus diversas investigaciones e informaciones sobre protección de la salud de éste recurso, con el objetivo final de conseguir una correcta seguridad alimentaria y de todos los seres vivos.

Entre las diversas preguntas que le realizó la conocida revista, se encontraron algunas como:

“¿Por qué se le concedió el Premio Mundial de Alimentación 2020?” A lo que el científico respondió que dicho premio le fue conseguido como consecuencia de centrar todas sus estrategias en el suelo, con el objetivo de aumentar la seguridad de los alimentos. Esta estrategia conlleva una doble rama, ya que se consigue mejorar y restaurar  la calidad del medioambiente, es decir, su estrategia principal trata de convertirse en la respuesta y solución al cambio climático.

“¿Cómo pueden los productores de Latinoamérica y el Caribe lograr un equilibrio de agricultura respetuosa tanto con el suelo, como el agua y el aire?” Rattan aseguro que dichos agricultores poseen las cualidades idóneas para llevar a la práctica dicho concepto, puesto que sus antepasados basaban su agricultura en las buenas prácticas. Dichas formas de trabajo antigüas se basan en la labranza cero, guardar los residuos de cosecha, el reciclaje y la gestión de los nutrientes, alternando la producción de árboles y ganadería.

“¿El tratamiento del suelo es diferente en función de la ubicación del mismo?” El científico aseguró que si, aunque los principios de la agricultura se mantienen iguales para todos los lugares, cada uno tiene características distintas y es necesario adaptarse a las mismas siguiendo la base de la agricultura (rotaciones de cultivo, la labranza cero, cultivos de cobertura…)

“¿Es beneficioso el uso de todos los residuos de la cosecha?” Aunque el doctor es partidario de este práctica, hay que tener en cuenta las condiciones del suelo y del clima para llevarla a cabo. Hay que tener en cuenta el aumento de la cantidad de residuos según las condiciones particulares de cada suelo, ya que puede llevar a un deterioro del mismo, y por tanto, a una peor producción.

“¿Algunos cultivos pueden llegar a generar residuos que perjudiquen el suelo, siendo necesario su recolección y posterior desecho?” Rattan afirma que existen suelos altamente contaminados con metales pesados, los cuales deberían ser retirados y eliminados para evitar que contaminen el suelo o el ecosistema. Adicionalmente, existen suelos y climas que si contienen una gran capa de residuos de cosecha (región boreal, clima alpino…) puede llegar a producirse el mantenimiento de un suelo muy frío y húmedo, disminuyendo el crecimiento de las plantas y aumentando el caso de plagas.

Para Rattan Lan existen unas principios básicos para la gestión de suelos:

  1. Llevar a cabo la ley del retorno: reemplazar aquello que se retira.
  2. Tener siempre el suelo cubierto con una capa de biomasa y vegetación viva.
  3. Incrementar los mecanismos de reciclaje.
  4. Reducir todo lo posible los riesgos de erosión del suelo como consecuencia del agua, el viento, la labranza, la gravedad…
  5. Aumentar la actividad y la diversidad de las especies de la biota del suelo.
  6. Tratar de evitar la alteración mecánica del suelo.
  7. Utilizar los sistemas integrados de nutrientes, evitando el uso de fertilizantes químicos.
  8. Disminuir la quema del campo de los residuos de cosechas.
  9. Mantener la salud de suelos.
  10. Crear un presupuesto positivo de carbono en el suelo y en el ecosistema.

Este noticia ha sido obtenida de:  https://www.eltiempo.com/economia/entrevista-a-rattan-lal-ganador-del-premio-nobel-de-agricultura-529112#:~:text=Econom%C3%ADa-,Mantener%20el%20suelo%20cubierto%2C%20un%20consejo%20del%20’nobel%20de%20agricultura,de%20agricultura’%20en%20el%202020. (13 de Agosto de 2020)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *